Para mandar, mejor una voz grave

A la hora de dejarnos guiar en la sociedad, hombres y mujeres preferimos a aquellas personas cuyas voces son más bajas, es decir, menos agudas. Un estudio científico que publica la revista Plos ONE muestra además que para los puestos de liderazgo ocupados normalmente por mujeres, elegimos a hombres o mujeres que tengan un tono grave.

La noticia completa aquí

Un perro capta con su olfato las infecciones intestinales

Los perros pueden olfatear para cazar, para detectar droga en los aeropuertos e incluso para saber si alguien está enfermo. El último avance en este sentido lo publica esta semana la revista British Medical Journal, que muestra cómo Cliff, un beagle de dos años, es capaz de localizar la presencia de infecciones intestinales con solo oler a pacientes hospitalizados.

Cliff, un beagle de dos años, fue entrenado durante dos meses. Imagen: British Medical Journal.

La noticia completa aquí

Imagen: British Medical Journal

“Fomentamos el espíritu crítico para que el público distinga lo posible de lo imposible”

Aprovechando su participación en el ciclo “Del Cosmos al Celuloide. La Astrobiología a través del Cine”,que se celebra en CosmoCaixa Madrid hasta el próximo día 12 de diciembre, el geólogo Jesús Martínez Frías ha hablado con SINC de la utilidad de estas jornadas, que defienden el uso del séptimo arte para conectar sociedad e investigación.

Imagen: Jesús Martínez Frías

Imagen: Jesús Martínez Frías

Carla Rifaterra

¿A quién se le ocurrió organizar estas jornadas en las que se utilizan fragmentos de películas para explicar fenómenos científicos?

La idea original se nos ocurrió a mi colega Rogelio Sánchez Verdasco –secretario general de la Asociación Española de Cine e Imagen Científicos (ASECIC)– y a mí durante una reunión en el Centro de Astrobiología. Lo que pretendemos es huir de las clásicas conferencias magistrales uniendo cuatro factores: ciencia, cine, divulgación y redes sociales.

¿Todos los filmes que se proyecten en estas conferencias serán científicos?

Hemos decidido que haya películas en las que el tema científico surge de manera colateral o accidental –por ejemplo en un western– pero que, sin embargo, constituyen la clave para su uso en divulgación y comunicación científica. En mi charla esto ocurre en relación con los meteoritos, con La Novia de Acero, un clásico del oeste de 1952, dirigido por Gordon Douglas.

En cuanto a los meteoritos, en su charla va a abordar su papel como mensajeros del espacio. ¿Qué filmes ha seleccionado para documentar su intervención?

Son fragmentos de cuatro películas: La Novia de Acero (Gordon Douglas, 1952), Monstruos de Piedra (John Sherwood, 1957), Deep Impact (Mimi Leder, 1998) y Bajo Cero (Frank Marshall, 2006).

¿Se trata de películas que guardan alguna vinculación con la astrobiología?

En algunos casos se relacionan directamente con la astrobiología y, en otros, la aparición de un componente científico puede ser secundaria e incluso circunstancial en el contexto general de la obra.

Puede parecer que la ciencia –que formula hipótesis y las rebate o corrobora– y el cine de ficción son polos opuestos. ¿Cómo colaboran ambas disciplinas?

Son mundos distintos, pero no sin relación. Además, el séptimo arte no siempre está basado en la ficción. En ocasiones la realidad constituye el mejor guión y el cine ofrece un componente audiovisual que es muy importante a la hora de transmitir un mensaje, sea este un sentimiento o un concepto científico complejo.

Muchos niños crecen viendo películas con tintes científicos: guerras en otros mundos, extraterrestres que invaden la Tierra o fortísimos virus atacan a la humanidad. ¿Hubo alguna película que le marcara?

Sinceramente, no puedo decantarme por una película o estilo concretos que me hayan marcado más o menos que otros. Uno de los aspectos más importantes de esta iniciativa es que intentamos fomentar el espíritu crítico para el público sea capaz de detectar errores científicos en las películas y distinguir lo que es correcto de lo incorrecto, lo posible de lo imposible.

Además, la chispa de este ciclo de conferencias es precisamente esa: la combinación de diversos aspectos que se reflejan en varias películas. Esas distintas vertientes, si se combinan apropiadamente, nos permiten explicar un tema científico.

Usted participó en el vuelo de la NASA Leónidas MAC 2002 para el estudio de meteoroides. ¿Le ayudó esta experiencia a comprender mejor algunos de los mensajes ofrecidos por el cine?

El vuelo fue realmente fantástico, tanto en lo científico y profesional como en lo personal. Es una ocasión única para cualquier investigador. Aunque no me influyó en relación con el tema que estamos tratando, fue una experiencia ‘de película’.

“Estudiar el sistema inmunitario de los roedores es la base para comprender el humano”

Dan Littman es inmunólogo y su trabajo es especialmente reconocido en el campo de estudio de los linfocitos T, unas células importantes para el sistema inmunitario. El profesor de centros como la Universidad de Nueva York e investigador en el Howard Hughes Medical Institute visitó el pasado viernes el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, CNIO, donde explicó a SINC su actual investigación de las células T y las células dendríticas para luchar contra enfermedades como el sida. 

Por: Carla Rifaterra

Imagen: Agencia SINC

Parte de su investigación se centra en los conocidos como linfocitos T. ¿Cuál es exactamente su papel en el organismo?

Estos linfocitos son imprescindibles para protegernos contra las bacterias y, especialmente, contra los virus. En los últimos dos años ha quedado claro que estas células son necesarias para restringir el crecimiento del cáncer, ya que son críticas en muchos tipos de tumores.

Actualmente estas investigaciones son unas de las más activas para el diseño de terapias.

En su conferencia ha tratado, además, la importancia de las células dendríticas. ¿Por qué son tan importantes?

Las células dendríticas alertan a los linfocitos T de que hay una señal de peligro o un microbio o amenaza para el organismo. En ese caso, lo que hacen es coger a los virus y presentarlos a las células T, para que estas puedan activarse y matar a las células infectadas.

Por lo tanto, ¿podría decirse que las células o linfocitos T y las células dendríticas trabajan en equipo?

Efectivamente. En nuestro caso, la investigación que realizamos nos sirve para observar las células dendríticas de nuestro intestino. Estas están implicadas en crear una barrera entre nuestro cuerpo, el sistema inmunitario y los billones de bacterias que pueblan el intestino. Las células dendríticas proporcionan señales que permiten a los linfocitos T protegernos de los virus.

El avance hacia una posible vacuna contra el VIH en humanos es otra de las vertientes de su trabajo en relación con las células dendríticas. ¿En qué consiste exactamente este ámbito de estudio?

En el caso del VIH, se trata de un virus que no es detectado por las células dendríticas. Es decir, cuenta con un mecanismo que las evita. Por eso, estamos intentando engañar al virus para que vaya hacia estas células y que, de este modo, estas activen los linfocitos T y maten al virus.

¿En qué fase se encuentra esta investigación sobre dianas terapéuticas contra el VIH?

Estamos tratando de entender cómo conseguir que las células dendríticas emitan respuestas contra el sida. Ahora empleamos un modelo en ratones para estudiar, en vivo, el rol de estas células en cuanto a la infección causada por el virus, a su origen y su desarrollo.

Y en humanos, ¿cuándo será posible empezar a aplicar estos conocimientos?

Actualmente existen modelos con ratones en los que es posible sustituir el sistema inmunitario de estos con el de los humanos, por lo que estos animales son muy importantes.  El estudio del sistema inmunitario de los roedores es la base para comprender el del ser humano.

Gracias a los ratones, podemos probar varias posibles ideas sobre vacunas que podrían, a la larga, aplicarse a personas. Ya existen modelos conocidos como “roedores humanizados”, en los que es posible estudiar y probar vacunas reales, que en un futuro serán aptas para humanos. Sin embargo, por el momento es muy difícil estudiar estas posibilidades en personas o en primates no humanos.

La exploración del espacio va a sobrepasar el Sistema Solar

Hace ya 35 años las dos naves espaciales Voyager, gemelas, abandonaron la Tierra para iniciar un viaje espacial que ahora está a punto de cambiar la historia de la exploración del espacio.  La Nasa asegura que según sus cálculos, están a punto de salir de la órbita del Sistema Solar, un límite conocido como heliopausa, es decir, el confín de la heliosfera, que es una especie de ”burbuja” dependiente del Sol y de su campo magnético. Cuando sobrepasen este punto, viajarán por el medio interestelar hasta 2020 ó 2025.

Noticia original: El País

Imagen: NASA

Curiosity aterriza en Marte

Científicos estadounidenses del Jet Propulsory Laboratory en Pasadena han confirmado que el Curiosity ha aterrizado esta mañana con éxito en la superficie de Marte. A la espera de las noticias que nos vayan llegando, en este enlace hay algunas fotografías tomadas por la nave que os van a encantar.

http://www.agenciasinc.es/imagenes/inicio/(imagen)/100440

 

 

Imagen: NASA

Nuestros ojos son miopes con la oscuridad

Científicos españoles de la Universidad de Murcia han descubierto que el ojo humano es miope en las horas de oscuridad debido a un fallo producido en el sistema de acomodación del ojo. Al parecer, esta deficiencia ocular no entraña peligro para la conducción nocturna ni requiere el uso de gafas o lentillas para hacer una vida normal.

Artículo original

Aparato usado por los investigadores

Imagen: Agencia SINC